Estancia San Agustín - Criadero de Caballo de Paso Peruano Ona Leku

Estancia San Agustin

ALGUNOS CAMBIOS, MUCHAS ESPERANZAS

Los grandes cambios que hubieron en la humanidad, se iniciaron con la aparición de pensamientos contrarios a la realidad establecida y que, al comenzar a lograr adeptos, fueron generando corrientes de opinión favorables, que terminaron en las grandes revoluciones.

Así pues, en lo que hace a nuestra raza, la opinión de sólo trece aficionados peruanos, preocupados por la realidad anárquica que vivía el caballo peruano en la década de 1940, logró el consenso necesario y fundaron la ANCPCPP. Este hecho tan auspicioso, transformó la decadencia en que se encontraba nuestro querido caballo, en el magnífico animal que tenemos hoy día y que nos llena de orgullo.

Desde hace algunos años, unos pocos apasionados por nuestra raza, venimos advirtiendo acerca de un proceso de debilitamiento de nuestros caballos, solicitando a las Instituciones, que son quienes deben velar sobre el futuro de los mismos, que asuman la responsabilidad que les toca, admitiendo que el problema existe.

Últimamente son cada vez mas, las voces que se hacen escuchar en este sentido.

Felizmente, estas ideas lograron ser acogidas y apoyadas por los socios de la Asociación Argentina de Criadores de Caballos Peruanos de Paso, con sede en Salta, quienes en una reciente Asamblea Extraordinaria, con la participación de mas de cien asociados y por unanimidad, resolvieron introducir algunos cambios al Reglamento del Concurso con la finalidad de que éste vuelva a ser un MEDIO y no un FIN EN SI MISMO, para que nuestra raza, paulatinamente, vaya recuperando la fortaleza perdida.

Entre las modificaciones mas importantes, se estableció la eliminación de la categoría al cabestro de un año y medio a dos años, quedando solamente, la de dos años a dos años y medio, y la de dos años y medio a tres años. Si tenemos en cuenta, que la fecha que se toma para establecer la edad es, el 31 de diciembre para los concursos del primer semestre, y el 30 de junio para los del segundo semestre, el animal mas joven que puede participar al cabestro, en el Concurso Nacional que se realiza en mayo, tendrá dos años y cinco meses.

Otro de los cambios, es que se fijó en 20 minutos, el tiempo mínimo de juzgamiento de cada categoría de silla. La primera consecuencia de esta medida, es que los chalanes, al saber que tienen un tiempo mínimo de competencia, cuidan sus animales y se los puede observar caminando por lo bajo, eliminando la correteaderas.

La modificación más importante, en mi criterio, es que, para competir por el Campeonato de Año, los ejemplares machos, hembras y capones, deberán tener cumplidos los cinco años. Si tenemos en cuenta lo antes dicho para las categorías al cabestro, en el Concurso Nacional, el menor de los caballos que podrá participar en el Campeonato del Año, tendrá cinco años y cinco meses, con lo cual, no podrá laurearse antes de tener cumplidos, ocho años y cinco meses. La razón de esta medida, es que tenemos el convencimiento que el caballo Campeón, debe ser un caballo maduro. Esto minimiza el riesgo de premiar animales débiles, poco longevos.

Además, con estas medidas, tratamos de introducir elementos objetivos en un juzgamiento puramente subjetivo.

Todos estos cambios, que si bien creo que no son la solución definitiva, son, sin embargo, un claro mensaje que, desde Argentina estamos buscando recuperar un caballo con más longevidad funcional. Ojalá que otras Instituciones sigan el ejemplo.

Muchos de los lectores se preguntarán, cómo es que Argentina se toma estas atribuciones con respecto a la raza. La respuesta es muy sencilla. Sólo hay que tener en cuenta que durante 194 años, si, durante 194 años, desde el año de su fundación en 1582 hasta 1776, en que se crea el Virreynato del Río de la Plata, Salta perteneció al Virreynato del Perú, siendo su capital Lima. Fueron casi 200 años de vida en común. Nosotros éramos El PERÚ. Las relaciones familiares y comerciales, perduraron muchísimos años después de haberse creado el nuevo Virreynato y sobre todo perduró entre los salteños, el amor por esta raza sin igual y que nosotros consideramos que también es nuestra, estando inmersa en nuestras más antiguas tradiciones.

Por otra parte, fueron los salteños los que, en 1949, iniciaron el primer registro de la raza en el mundo, encargándole esta tarea a la Sociedad Rural Argentina, institución de innegable prestigio internacional. Ésta, ajustándose estrictamente a las normas internacionales de registro, y no habiendo ningún antecedente genealógico previo, abrió el nuestro, llamado de Mérito, pues sólo se inscribieron en el libro Base, aquellos animales que merecían hacerlo por sus condiciones morfológicas y funcionales, mediante la tarea de un inspector que, en los primeros años, fue el eminente médico veterinario salteño, Dr. Nabor Diez. Este tipo de registro, se opone al de Registro de cruzamiento Absorbente, en el cual, se parte de dos razas diferentes y, luego de cinco generaciones una, absorbe a la otra.

Quiero hacer un reconocimiento expreso a la editora responsable de esta importante publicación, agradeciéndole profundamente su valentía para publicar, sin ningún tipo de restricciones, la opinión de todos aquellos que, como yo, tenemos opiniones diversas sobre el presente y el futuro del caballo peruano de paso. Made in Perú, debe sentirse orgullosa pues, de alguna manera, también es responsable de los cambios que hoy se produjeron en Argentina. Es de desear que, algún día no lejano, todos los países en que se cría este maravilloso ejemplar, adhieran a estos cambios, siendo esta revista, un vehículo extraordinario para llevar estas esperanzadoras noticias.

Carlos Lecuona de Prat
sanagustinonaleku@gmail.com

 

Ruta Prov. 21 - 4421 - San Agustín - Dpto. de Cerrillos - Salta - Argentina - Tel: 54 387 4999145